Suscríbase al Newsletter / Noticias - Novedades - Ofertas
 
 
  Servicio Exclusivo para Pescadores Deportivos
 
Agregar a Favoritos   Envianos tus Fotos y Relatos
 

Medida max: 80 cm / Peso max: 10 kg / Modalidad: fondo y flote
  BOGA  
EPOCA DE PIQUE:
ENE
FEB
MAR
ABR
MAY
JUN
JUL
AGO
SEP
OCT
NOV
DIC
El nombre científico es Leporinus Obtusidens, se lo llama boga o bogón.

Caracteres generales.
Son peces que alcanzan buen tamaño y peso, próximo a los diez kilos, en ejemplares adultos y bien desarrollados.
Tienen boca pequeña y de labios débiles, en cambio sus dientes son fuertes e inclinados como los de un roedor, lo que explica que pueden sacar los granos de una espiga de maíz, de las que se sumergen para servir de cebadero.
Tienen los flancos de un color plateado opaco, con tres mancha oscuras; en su aspecto general se parecen al sábalo, pero su diferencia se nota rápidamente por los dientes. Estos peces desovan en primavera y los ejemplares de mayor tamaño se sacan aguas abajo del Paraná medio hasta el Plata; tal vez la causa sea que siendo su alimentación omnívora, especialmente cereales, encuentran fácilmente su comida, dada la gran cantidad de muelles de carga para barcos de ultramar que llevan maíz y trigo.

Lugares de pesca y carnadas.
La boga se pesca en los grandes ríos y arroyos mayores; en el río de la Plata atraca a sus playas. Las márgenes del canal costanero permite pesar, al que dispone de un bote, en muchos lugares donde la pesca suele ser segura y rendidora. Los muelles de la costanera, donde se ceba, así como el Paraná de la Palmas, han dado grandes ejemplares.
En los albores de la pesca en el río Paraná, antes que lo descubrieran los turistas, los pescadores, dueños y señores, tenían sitios donde los hoteleros fondeaban bolsas con maíz y arrojaban restos de comida, con lo que se hacían unos cebaderos magníficos. Cada recreo se jactaba de poseer el mejor, y a ellos acudíamos, infaltables, sábados y domingos. El novicio no molestaba, hacía sus primeras armas con su cañita para bagres y mojarras, mientras estudiaba la ciencia de aquellos bogueros avezados, para quienes la noche y sus mosquitos no eran óbice para practicar el deporte.
El caracol es una excelente carnada, así como también el corazón de vaca. El primero tiene la ventaja de que no lo tocan los bagres y los armados, y esto da la seguridad de que si se siente un pique seguramente es una boga; en cambio, el corazón lo ataca todo bicho que nada.
Cada pescador tiene su fórmula para prepararla masa o torta de maíz que se emplea como carnada. Algunos usan mitad harina de maíz y mitad harina de trigo; otros, una parte de harina de trigo y sólo una cuarta parte de maíz.
Otra fórmula que se ha usado con éxito es una parte de harina de trigo, media de harina de maíz, media de salvado y un poco de queso rallado; se mezcla todo y se amasa con agua y un chorro de aceite o grasa de vaca; luego se le da forma cilíndrica y se hace hervir por espacio de diez minutos. Al sacarla del agua se la debe mantener envuelta en un trapo húmedo para evitar que se seque.
Para la boga y en el momento de la pesa, lo más conveniente es tener un tacho con maíz remojado con antelación y del que, de cuando en cuando, se arrojará al agua un puñado, aguas arriba del lugar en que pesquemos.
Se preparan ñoquis, que se encarnan por su tamaño, uno en cada anzuelo. La masa será la común de harinas de trigo y maíz, bien amasada y cortada en trozos cilíndricos de un centímetro y medio de largo que se harán hervir, para luego sacarlos, dejándolos orear sobre papel; una vez secos, sólo por fuera, se pasarán por aceite hirviendo y luego se extenderán en latas con aserrín de álamo, que facilita la encarnada. Tienen la ventaja de durar y tenerlos listos para una salida improvisada de pesca.
Cuando se pesca con anzuelo simple y masa, se puede hacer un agregado al anzuelo, que consiste en un alambre doblado en espiral, con el objeto de que la masa quede retenida.
La pesca de la boga se efectúa todo el verano. Aparece en noviembre y dura hasta fin de marzo y algo más si se prolongan los calores,. Se la encuentra en todo el delta; busca los lugares intermedios entre las grandes correntadas y la calma o remolino de las orillas. Es una pesca abundante y su carne es muy estimada.

Técnica de pesca e implementos.
Puede ser pescada a fondo o a flore; el pescador tendrá siempre presente que por su tamaño y lucha, le permite usar implementos livianos. La forma más usada es la de fondo con línea de anzuelos simples o triples. La plomada puede ser corrediza en la parte correspondiente al anzuelo puntero. La boga come y arrastra, momento favorable para efectuar un tirón seco y corto para clavar.
Con esto conseguiremos que el anzuelo penetre en sus labios o se clave en el paladar, luego la trabajaremos con el reel, frenando muy suavemente y no permitiremos tirones bruscos; déjela que se vaya y recoja la tanza hasta tenerla a pocos metros, repita la operación poca tensión, con el objeto de cansarla. Conseguido ello, le sacaremos sólo la cabeza fuera del agua y cuando veamos que nada de costado, podremos emplear la red de mano, mediomundo o bichero para sacarla.
La boga es un pez de labios muy débiles, por lo que se recomienda no tirar fuertemente para clavar, levantarla del agua o pararla en las corridas; en cambio, posee una dentadura poderosa, capaz de romper un anzuelo sin mayor esfuerzo.
Par la pesca a flote, tal vez la más interesante cuando se produce el pique, se puede usar una especie de balancín de alambre de cobre o acero inoxidable, cuya argolla central pasa por el centro de una plomada y se bifurca para formar los dos brazos que terminan en dos argollitas unidas a un esmerillón cada una y del que sale otro alambrecito que termina en un anzuelo. Se lo mantiene a distintas profundidades mediante una boya no muy chica para que flote bien y denuncie la picada. Cuando la boga come, la boya se desliza para un lado y luego es hundida decididamente; es el momento de cañar, levantándola para tratar de clavar.
Para la Boga bastará con tirar a sólo 10 ó 15 metros de la costa, con plomadas chatas, mejor si colocadas corredizas, para que al sentir el arrastre, se pueda clavar para asegurarla. La caña a utilizar puede ser liviana, con reel rotativo o frontal y 100 m de tanza de 30 o 40 mm.
Sitio Web de Pescadores Deportivos - El Abanico - Costanera Norte - Capital Federal - Argentina